JORDI ESTEVA

BIOGRAFÍABIOGRAFIA.html
FOTOGRAFÍASfotografias.html
DOCUMENTALESDocumentales.html
NOVEDADEShttp://jordiesteva.blogspot.com/
LIBROSLibros.html
CONTACTOmailto:siwa1@mac.com?subject=asunto%20del%20mensaje
INTRO
 

5550

Hecho en Mac

    “…Esteva ha reconstruido para Altair/Península, las fascinantes historias de Los árabes del mar, herederos de la leyenda de Simbad, constructores con sus veleros de una antigua red de civilización en la ruta del Índico. Y en sus páginas hace hablar a viejos capitanes de una ruta desaparecida hace cuarenta años, dispersos por ciudades fantasmas y puertos soñolientos del Yemen o de Omán, de Mombasa, Lamu o Zanzíbar…”

    “…Esta es su vocación: buscar mundos que se están yendo, la voz de los mayores, recuperar su memoria antes de que se extinga para siempre: “me da igual si lo que cuentan es verdad o no, lo que importa es cómo explican sus mitos, cómo escriben la historia a su manera…”


Josep Massot.

La Vanguardia

Los Árabes del mar en TVLos_arabes_del_mar_en_TV_y_radio.html
Los árabes del mar en RadioLos_arabes_del_mar_en_TV_y_radio.html


This site and all of its contents may not be reproduced, in whole or in part, in any form, without the written permission of Jordi Esteva  Copyright © Jordi Esteva / Siwa Productions, 2009. All Rights Reserved.

   De muy buena noticia hay que calificar la publicación de un libro de viajes tan extraordinario por un autor español y que además vaya ya por la segunda edición. Jordi Esteva, fascinado en su infancia por las aventuras de Simbad, se resistió a caer en el tópico actual de que los árabes son gentes de secano. Nos invita a un recorrido por los puertos del mar Rojo y el Índico hablando con viejos lugareños que transmiten historias que nos remontan a rutas marítimas más antiguas incluso que el islam, y a una sabiduría en el arte de navegar y abrirse camino en el mar que resulta fascinante.

Qué Leer   

  “…Distinto, elaborado, apasionante. Probablemente el mejor relato de viajes contemporáneo aparecido este año en nuestro país por uno de nuestros autores…”

    “Esteva despliega sin avasallar una escritura casi perfecta y un amplio concimiento del mundo y la cultura árabe…”


Pilar Rubio. Siete Leguas. (El Mundo)

“Los ases de la literatura viajera y su gran libro: Una selección de las obras indispensables de 16 autores que han dejado huella en el género desde el siglo XX, o prometen hacerlo”. 

Impulsado por un anhelo infantil, encontrar a los árabes del mar, los navegantes simbolizados por Simbad, el barcelonés Jordi Esteva (1951) viajó a la costa de Sudán. Allí sólo encontró rescoldos de aquel mundo soñado, el de los audaces marinos que surcaron en sus dhows el Índico desde los puertos de Arabia y dominaron las rutas comerciales viviendo aventuras fabulosas. Pero su sueño no se apagó. Viajó de nuevo años después y se dedicó a recorrer los puertos desvanecidos de aquellos beduinos de las olas en pos de sus huellas. Visitó lugares legendarios como Zanzíbar, Mascate, Socotra y la costa de los Zenj, habló con viejos pescadores, y trabó insólitas amistades. Sus periplos, con un punto crápula a lo Monfreid, conforman este libro (Península) que mezcla aventura y nostalgia, quizás el mejor del género de viajes escrito jamás en castellano..

Jacinto Antón. Babelia.

El País


 ...”Una noche en Wad Medadine, Esteva escuchó una melopea de la gran Um Kulzum, cantando los amores de un joven que, tras acudir al campamento para ver a su amada, descubre que ella, con toda su familia, ha abandonado el lugar, sin que pueda saber hacia dónde se han ido, pues una tormenta del desierto había borrado las huellas: sólo quedaban las brasas de una fogata nocturna, que seguían ardiendo. Esteva sentirá, muy pronto, que ese desasosiego era el suyo: “Yo también andaba buscando un mundo que acababa de desaparecer y del que, al igual que en la canción, todavía podían apreciarse los rescoldos”. Si no conocen Los árabes del mar, el relato fascinado y fascinante de esta búsqueda, ya tienen una lectura para este verano: no se arrepentirán...”

Xavier Antich. La Vanguardia

Leer más...

  “…El libro de Esteva, que tiene mucho de autobiográfico además de crónica de viajes, arranca paradójicamente en los pantanos del Sudán en 1977, un paraje bastante alejado del mar. En ese existencialista y conradiano introito con bango -marihuana sudanesa-, whisky e hipopótamos, buscando a un primo white hunter con colmillo de facocero al cuello y metiéndose en peligrosos líos, el autor se redime recordando su vieja promesa de seguir el camino de los árabes en las olas. De las conversaciones con la gente que encuentra Esteva surge el valiosísimo recuerdo de primera mano de esos árabes del mar del título…” 

  “…Lo cierto es que su evocación de esos lugares desvanecidos -como Qalhat, “el puerto más importante del reino de Ormuz, del que Ibn Batuta dijo que si el mundo fuera una sortija Qalhat sería su diamante”-,  expresada con un conmovedor tono elegiaco e imágenes bellísimas, resulta inolvidable. Más aún porque el de Esteva no es el trayecto de un esteta, un literato, sino el de un viajero curtido, que no duda en meterse en tugurios, que huye de comodidades, se desentiende de horarios y sabe ver y apreciar los detalles más sencillos de la vida cotidiana. Y porque, fundamentalmente, la suya es una singladura en los puertos de la amistad…”

Jacinto Antón. El País

Leer más...

 

 
Críticas, artículos y entrevistas sobre Los árabes del marhttp://www.jordiesteva.com/Los_arabes_del_mar/Los_arabes_del_mar/Los_arabes_del_mar.html

    “Impulsado por un anhelo infantil, encontrar a los árabes del mar, los navegantes simbolizados por Simbad, el barcelonés Jordi Esteva (1951) viajó a la costa de Sudán. Allí sólo encontró rescoldos de aquel mundo soñado, el de los audaces marinos que surcaron en sus dhows el Índico desde los puertos de Arabia y dominaron las rutas comerciales viviendo aventuras fabulosas. Pero su sueño no se apagó. Viajó de nuevo años después y se dedicó a recorrer los puertos desvanecidos de aquellos beduinos de las olas en pos de sus huellas. Visitó lugares legendarios como Zanzíbar, Mascate, Socotra y la costa de los Zenj, habló con viejos pescadores, y trabó insólitas amistades. Sus periplos, con un punto crápula a lo Monfreid, conforman este libro (Península) que mezcla aventura y nostalgia, quizás el mejor del género de viajes escrito jamás en castellano...”


Jacinto Antón. Babelia/El País