Los nómadas Patricia Almarcegui y Jordi Esteva despliegan el emocionante mapa del viaje. Por Jacinto Antón

Los dos grandes viajeros est√°n esperando sentados alrededor de la amplia mesa que domina el comedor-living¬†del coqueto apartamento en el coraz√≥n del barrio del Born barcelon√©s, este atardecer. Suspendidos as√≠ en el tiempo y en el espacio, detenidos en su natural impulso de moverse, parecen dos personajes de Beckett o de un cuadro de habitaci√≥n de hotel de Hopper. Juntos,¬†Patricia Almarcegui¬†y Jordi Esteva (al que pertenece el piso), dos de nuestros mejores escritores de literatura de viajes, ambos con libros recientes ‚ÄĒAlmarcegui su¬†Cuadernos perdidos del Jap√≥n¬†(Candaya), Esteva sus memorias,¬†El impulso n√≥mada¬†(Galaxia Gutenberg)‚ÄĒ, evocan m√°s millas recorridas que Marco Polo, am√©n de una calidad literaria y un bagaje de experiencias y sensibilidad que no cabr√≠an en una completa caravana de camellos. Sorprende verlos tan quietos, como si fueran, recortados por la luz delicuescente que los orla desde la ventana, una vieja foto o un daguerrotipo de esos viajeros cl√°sicos que tanto admiran: ella, Lady Montagu; √©l, Burckhardt o Doughty. La magia del instante se rompe, y empieza otra, cuando se trasladan a un sill√≥n y comienzan a conversar. EL PA√ćS los ha reunido para hablar de viajes, y del sue√Īo de los viajes. De la decoraci√≥n del apartamento destaca una gran bandeja antigua de plata que parece un gong ex√≥tico de tierras lejanas y pone un eco de Shangri-La o Xanad√ļ.

Seguir leyendo ‚Üí


¬ęEl impulso n√≥mada¬Ľ en La Contra de La Vanguardia

Por Víctor Amela

Su t√≠tulo es tan elocuente como el relato que encabeza: El impulso n√≥mada (Galaxia Gutenberg): son las memorias de la vida inquieta de su autor como fugitivo y como buscador. He gozado los espl√©ndidos libros de Esteva sobre mundos perdidos ( Socotra, Los √°rabes del mar, Los oasis de Egipto, Viaje al pa√≠s de las almas ...) y sus po√©ticos largometrajes ( Komian, Historia de Cabo Corrientes, Retorno al pa√≠s de las almas ...), y agradezco ahora esta valent√≠a de contarse a s√≠ mismo, n√≥mada de pasados fascinantes. No me resisto a compartir la √ļltima confidencia de Jordi Esteva: ‚ÄúHace poco he vuelto al oasis de Egipto en el que fui feliz, Zarzura, que solo encuentra aquel que se ha perdido. All√≠ me desnud√© y me dej√© flotar en su estanque‚ÄĚ. Y de Zarzura, cuentan los ancianos, nadie regresa cuerdo...

https://www.lavanguardia.com/lacontra/20220311/8116242/dia-me-ire-casa-me-vereis-mas-repetia-nino.html

Seguir leyendo ‚Üí


El Impulso Nómada

A punto de cumplir 70 a√Īos, el escritor y fot√≥grafo Jordi Esteva escribe unas memorias emocionantes y conmovedoras en las que pasa revista sin tapujos

El viaje m√°s emocionante de¬†Jordi Esteva¬†ha resultado ser el de sus recuerdos. A punto de cumplir 70 a√Īos (en julio), el viajero, escritor, fot√≥grafo y autor de documentales barcelon√©s se despacha con unas memorias, El impulso n√≥mada, a√ļn in√©ditas, en las que pasa revista sin tapujos a su vida, sus extraordinarios viajes, su sexualidad y sus sue√Īos. El autor de¬†Los oasis de Egipto,¬†Los √°rabes del mar¬†o¬†Socotra, la isla de los genios, nos lleva ahora de Villa Rosa, la casa de los veranos de la infancia en El Figar√≥, a los peligros del Sud√°n, a las catacumbas de Kom el Shogafa en Alejandr√≠a o al¬†oasis de Siwa. Lo hace desgranando con arrebatadora franqueza y su acostumbrado¬†gran pulso literario¬†una aventura vital que incluye el descubrimiento y asunci√≥n de su homosexualidad ‚ÄĒtras ser sometido a tratamiento m√©dico en los a√Īos setenta para reprimirla‚ÄĒ, la experiencia con las drogas (desde las luminaletas de ni√Īo a la mescalina y al opio) y la psicodelia¬†hippy, el viaje inici√°tico de rigor a Afganist√°n y la India en camioneta, el amor por cualquier lugar en el que crezca el hinojo, haya gatos y ruinas y te den leche de camella, y al final del camino (de momento), la expulsi√≥n a la fuerza de Egipto, su hogar de elecci√≥n, acusado de actividades subversivas por la polic√≠a secreta del pa√≠s.

Seguir leyendo ‚Üí


¬ęEl impulso n√≥mada¬Ľ en Culturas de La Vanguardia

Crítica de Alexis Racionero Ragué

Jordi Esteva es un viajero irredento, libertario y mod√©lico. Hombre privilegiado de un tiempo que inauguraba libertades que algunos valientes supieron aprovechar como pocos. Nacido en el seno de una cl√°sica familia burguesa de Barcelona en los primeros a√Īos cincuenta, devino miembro de esa segunda oleada bohemia de j√≥venes que tal vez no quer√≠an cambiar el mundo, pero s√≠ sus vidas.¬†

Ajeno a ciertas intelectualidades de aquel tiempo, pese a acabar formando parte de la redacción de Ajoblanco en su segunda época (1987-1993), Esteva vivió bajo la estela del espíritu transgresor de los beats americanos, convirtiéndose en una especie de William Burroughs local. Categoría que podemos otorgar no tanto desde su vínculo con las drogas, pese a que fue un gran experimentador, sino fruto de su conexión con la cultura islámica y sufí.

Impulsado por la represi√≥n cat√≥lica propia de la dictadura, su aventura se inici√≥ al coger un viejo Land Rover de su padre y marcharse al norte de √Āfrica con Marta Sent√≠s, despu√©s de haber estado en el m√≠tico festival hippie de la isla de White (1970). Para toda aquella generaci√≥n, la m√ļsica de los Hendrix, Morrison o The Who era un aut√©ntico catalizador que serv√≠a para abrir las puertas de la percepci√≥n.

Seguir leyendo: https://www.lavanguardia.com/cultura/culturas/20211107/7839720/jordi-esteva-fotografia-aventura-viajar-mundo-arabe.html

 

Seguir leyendo ‚Üí


¬ęEl impulso n√≥mada¬Ľ Cr√≠tica de Jordi Llovet en el Quadern de EL PA√ćS

El grand tour de Jordi Esteva

 

L‚Äôanomenat¬†Grand Tour¬†era el viatge que els fills de les fam√≠lies acomodades d‚ÄôEuropa ?en especial les d‚ÄôAnglaterra? feien arreu del continent als segles XVII i XVIII, amb parada obligada a Fran√ßa i a It√†lia ?pa√Įsos tan alli√ßonadors pel que fa a l‚Äôart i a les lletres? per completar la seva formaci√≥ abans d‚Äôentrar en la vida professional i adulta. Goethe, Smollet o el fill de Lord Chesterfield, entre centenars de fills de l‚Äôaristocr√†cia, van dur a terme aquesta mena d‚Äôexcursions. En molts casos, els viatges redundaven en la publicaci√≥ de not√≠cies de pa√Įsos que els anglesos no coneixien, i, per escreix, animaven m√©s joves a fer el¬†tour, per moda, per curiositat i molt sovint per esbravar-se sexualment. Nom√©s les not√≠cies de Winckelmann sobre l‚Äôart grec i rom√† van moure molts il¬∑lustrats i rom√†ntics a traslladar-se als pa√Įsos banyats per la Mediterr√†nia; i els poetes anglesos (Byron, Shelley, Keats) van arribar a considerar Roma la seva segona p√†tria.

Jordi Esteva acaba de publicar un lllibre,¬†El impulso n√≥mada¬†(Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2021) en qu√® el¬†grand tour¬†dels seus predecessors es converteix en una altra cosa. Primer va viatjar a Katmand√ļ mogut per la propaganda sorgida arran dels moviments juvenils inconformistes dels anys 1960, com qui fa un viatge inici√†tic ?l‚Äôautor fa servir el t√≤pic de Freud, ‚Äúmatar el pare‚ÄĚ?, amb la motxilla plena de llibres de Wilhelm Reich, dels poetes americans Burroughs i Allen Ginsberg, d‚ÄôAlan Watts i, com no podia ser d‚Äôaltra manera, de Hermann Hesse, autor de llibres de culte per a aquella generaci√≥ que va rebutjar els patrons de conducta i els valors morals dels seus pares i que, de cop i volta, va trobar-se empesa a buscar-ne de nous.¬†

Per√≤ no sembla que Esteva trob√©s el parad√≠s a l‚Äô√ćndia, per molt de drogatge, a bon preu, que ofer√≠s aquell pa√≠s. Va ser un viatge ritual, conduint el nostre viatger un Land Rover que al final va morir a causa d‚Äôun itinerari massa treball√≥s. El fet √©s que a l‚Äôaventurer l‚Äôesperaven viatges amb m√©s subst√†ncia, b√†sicament al Nord d‚Äô√Äfrica, Egipte com a dest√≠ que hauria donat sentit a tota la seva vida si s‚Äôhi hagu√©s pogut quedar, com desitjava.

Sembla que tot va comen√ßar quan era petit i mirava revistes i llibres sobre pa√Įsos ex√≤tics que van excitar la seva curiositat i la seva imaginaci√≥. I el ‚Äúnoi de casa bona‚ÄĚ, com diu l‚Äôautor, va comen√ßar, encara molt jove, el viatge esmentat i despr√©s tots els altres ?entre ells un viatge a l‚Äôilla de Socotra sobre el que va escriure un altre llibre de gran categoria?, presidits per un car√†cter diferent: el del viatger que es disposa a descobrir i entendre una altra civilitzaci√≥, l‚Äô√†rab, i rebutja fer-se una foto davant un monument que impressiona, per√≤ no instrueix. Un par√†graf del llibre en d√≥na not√≠cia: ‚ÄúEn aquell viatge [en aquest cas, a L√≠bia] vaig descobrir que m‚Äôinteressava m√©s la gent que les belleses naturals o les ru√Įnes hist√≤riques ... Volia aprendre per mi mateix ... Vaig aprendre m√©s coses de la vida en uns quants mesos en aquell lloc que en anys d‚Äôuniversitat‚ÄĚ.

Com que els vagareigs narrats per Esteva corresponen quasi tots als seus anys joves, no podia faltar en aquest llibre enlluernador la ‚Äúformaci√≥ sexual‚ÄĚ del viatger, que, com ja hem dit, solia acompanyar els¬†grand tours¬†de segles enrere. L‚Äôautor coneix Miquel, que sembla un primer amor ravatat; despr√©s narra dues o tres aventures amoroses m√©s, entre elles la d‚Äôun soldat que s‚Äôenamora d‚Äôell, per√≤ que, de passada, li roba tot el que pot. Tot explicat amb un dec√≤rum sobri i elegant.¬†

I ell mateix, en unes p√†gines molt brillants del llibre ?unes altres de gran categoria remeten a la complicada relaci√≥ amb el seu pare? s‚Äôesplaia parlant de la confusi√≥ que sempre hi haur√† entre l‚Äôart de la mem√≤ria i la narraci√≥ d‚Äôuna hist√≤ria, per no dir entre la Hist√≤ria i la vida de cadasc√ļ: tot plegat animat per una curiositat insaciable i un respecte absolut per la difer√®ncia entre les cultures, les lleng√ľes i les religions d‚Äôarreu.

El lector aprendr√†, en aquest llibre, una lli√ß√≥ molt oblidada a hores d‚Äôara, quan tot passa molt de pressa i la gent nom√©s s‚Äôennova, en viatjar, del que t√© menys import√†ncia: ‚ÄúLlavors no era conscient que √©s la curiositat all√≤ que et fa sentir viu. Ignorava que la p√®rdua d‚Äôinter√®s i la manca d‚Äôil¬∑lusi√≥ √©s all√≤ que ens envelleix‚ÄĚ. Per desgr√†cia, cam√≠ de Calcuta, Baudelaire no va passar de l‚Äôilla Maurici; Jordi Esteva, mogut pel mateix anhel, va arribar a l‚Äô√ćndia, va viure anys a El Caire, i va continuar viatjant i escrivint fins al dia d‚Äôavui. No envellir√†.

JORDI LLOVET

Seguir leyendo ‚Üí



¬ęRETORNO AL PA√ćS DE LAS ALMAS¬Ľ Directors Cut en magn√≠fico B y N

Entrado el siglo XXI, muchas creencias ancestrales luchan por sobrevivir en un mundo hostil y cambiante. En el sureste de Costa de Marfil, entre los ak√°n, algunas comunidades contin√ļan manteniendo contacto con los esp√≠ritus, a trav√©s de los komi√°n o sacerdotes animistas que en estado de trance son pose√≠dos por los genios del bosque y del agua.
Jean Marie Addiaffi (1941-1999), escritor e intelectual marfile√Īo, luch√≥ para preservar la literatura oral, los mitos, la farmacopea y la espiritualidad de los ak√°n.
Yéo Douley, su discípulo, emprenderá un viaje que le llevará ante la tumba de su mentor para una libación ritual. En su largo camino asistirá a los rituales de iniciación de tres elegidos por los genios y a la entronización de uno de ellos como nuevo komián o gran sacerdote animista.

http://www.siwaproductions.com

Seguir leyendo ‚Üí



Video presentaci√≥n de ¬ęEl impulso n√≥mada¬Ľ

Jordi Esteva es sin duda uno de los escritores de viajes m√°s destacados de la literatura espa√Īola. Con¬†El impulso n√≥mada¬†nos ofrece las claves para entender las razones √≠ntimas del viaje, del movimiento, de la necesidad ineludible de partir.

Libro de cariz memorial√≠stico,¬†El impulso n√≥mada¬†narra la infancia y la adolescencia del autor durante las que, impelido por la aridez de los a√Īos del franquismo, se despierta en √©l la curiosidad por lo diferente y la fascinaci√≥n por lo lejano. ‚ÄúUn d√≠a me ir√© y no ver√©is m√°s‚ÄĚ, pronunciaba de ni√Īo una y otra vez, mientras se enfrascaba en los libros de geograf√≠a, los atlas y los mapas.

M√°s adelante, el libro se detiene en el descubrimiento de la homosexualidad y la descripci√≥n de la Barcelona underground de los a√Īos setenta, un tiempo de una gran creatividad y a la vez marcado por la capacidad destructiva de la droga. Se narran los primeros viajes a Sud√°n y la India, y principalmente la estancia de cinco a√Īos en Egipto, pa√≠s en el que el Jordi Esteva lleg√≥ a integrarse en los c√≠rculos intelectuales y art√≠sticos, con la inevitable implicaci√≥n en pol√≠tica, hasta que las amenazas de la polic√≠a secreta egipcia, con per√≠odos de prisi√≥n incluidos, le obligaron a salir del pa√≠s.

Se hab√≠a roto el sue√Īo del n√≥mada, la posibilidad de vivir en Egipto y formar parte de un mundo distinto. Y la Barcelona a la que Esteva regres√≥ era ya presa del desencanto a medida que la ciudad se encaminaba a la especulaci√≥n postol√≠mpica y a la banalizaci√≥n tur√≠stica, mientras el sida iba haciendo estragos entre los amigos.¬†

Publicado por Galaxia Gutenberg

Seguir leyendo ‚Üí



Nacional.Cat Jordi Esteva, el escritor nómada que se marchó para no volver nunca más

"Son unas memorias, una autobiografía, pero no he querido hablar de mi vida, he querido hablar de todo aquello que provocó que quisiera tener este impulso de huir de un mundo gris e ingrato, de la familia y la religión. Una sociedad que me tenía atrapado. Yo quería huir de todo eso, marcharme muy lejos para encontrarme a mí mismo. Es de eso de que he querido hablar en el libro. Y por eso este título de El impulso nómada", confesa Jordi Esteva.

 

La literatura y el periodismo de viajes es aquella fuente de relatos que nos traslada a parajes de resonancia ex√≥tica y lejana sin tener que levantar los ojos del papel (o la pantalla). Autor de incunables como¬†Los oasis de Egipto,¬†Los √°rabes del mar¬†o¬†Socotra, la isla de los genios, el escritor, fot√≥grafo y director de documentales¬†Jordi Esteva¬†es uno de los grandes referentes del g√©nero en nuestra casa. A sus 70 a√Īos, este viajero incontinente ha trazado su fascinante relato vital en este¬†El impulso n√≥mada. Unas memorias huidizas que tienen su punto de salida en una infancia¬†marcada por los inviernos grises en escuelas opresoras franquistas y veranos de buc√≥licos en el Figar√≥ y el Empord√† y alcanzan su cenit cuando, en los a√Īos del hippismo, la experimentaci√≥n con las drogas, la eclosi√≥n del rock'n'roll (cu√°ndo este era sin√≥nimo de rebeld√≠a) y, homosexual en una era en que la comunidad gay era perseguida y reprimida, las primeras muestras de liberaci√≥n sexual; su protagonista emprende rutas inici√°ticas¬†por la India, Afganist√°n o Marruecos. Esteva acabar√° descubriendo su para√≠so particular en el Egipto de los faraones. Un sue√Īo que se transforma en pesadilla aquella noche en¬†Mut cuando, poco despu√©s de conseguir la que dice que es la mejor foto de su vida: una tormenta de arena cerca de Dahla, tres esbirros de la polic√≠a egipcia irrumpen en su habitaci√≥n y lo detienen. Cerrado en una prisi√≥n de alta seguridad del Cairo, lo acusan de esp√≠a. Dec√≠an que Esteva, pacifista confeso, se dedicaba a ense√Īar k√°rate (sic) en c√©lulas subversivas contra el r√©gimen.¬†m√°s de 70 a√Īos los gastos funerarios desorbitados

 

"Eran hechos que me obsesionaban", explica Esteva sobre las experiencias que alimentan las p√°ginas de su autobiograf√≠a. "Recuerdos de infancia¬†e im√°genes, porque yo pienso mucho en im√°genes. Vivencias sobre las cuales reflexionaba desde hac√≠a mucho tiempo: una escuela muy represiva, el descubrimiento de una sexualidad no aceptada en aquella √©poca... Todo eso ya lo hab√≠a trabajado mucho mentalmente e, incluso tiempo atr√°s, ya hab√≠a escrito, pero eran cosas muy dispersas. Fue a partir de encontrarme con el t√≠tulo, este¬†El impulso n√≥mada, con todo lo que implica, que el relato tom√≥ sentido". Tambi√©n es un relato de personas. De los amigos y amigas que han marcado la vida de¬†Jordi Esteva. "Siempre he necesitado a esta familia que nos fabricamos. A mi vida ha habido una serie de personas que han sido fundamentales para acabar construyendo lo que he acabado siendo yo como persona‚ÄĚ.

 

Jordi Esteva¬†descubri√≥ de bien peque√Īo que hab√≠a otros rincones del mundo en los que se viv√≠a de una forma "mucho m√°s amplia que la Espa√Īa franquista de los a√Īos sesenta": el desierto, el √°rtico, las estepas de Mongolia... Lugares, cuanto¬†m√°s lejanos mejor, que conoci√≥ a trav√©s de los mapas y los atlas. Eso y las pel√≠culas que se proyectaban en verano, en la fiesta mayor del pueblo donde iba de veraneo con su familia:¬†Simbad,¬†El ladr√≥n de Bagdad,¬†Tarz√°n... "Todo eso era lo que me hac√≠a so√Īar. Me sent√≠a diferente de los compa√Īeros de escuela. Era un ni√Īo t√≠mido a quien no gustaban los deportes. A m√≠ me gustaban los animales, la geograf√≠a y la lectura, sobre todo las novelas de aventuras. Me gustaban mucho las historias de Guillermo Brown, supongo que porque era un ni√Īo rebelde. Lo mismo que Tom Sawyer y Huckleberry Finn‚ÄĚ.

 

M√°s impactante todav√≠a fue la irrupci√≥n del rock. Ya de adolescente empez√≥ a escuchar artistas como Bob Dylan, Rolling Stones, The Doors, The Byrds... Grupos que transmit√≠an un mensaje de rebeld√≠a contra el sistema. "La m√≠a fue una generaci√≥n que no quer√≠a cambiar el mundo a la manera ortodoxa del comunismo, sino que pretend√≠a un cambio desde el yo interior. Un deseo de querer distanciarse de la sociedad en que las drogas, en esta fase incipiente en que desconocemos que pod√≠an ser muy peligrosas, tuvieron un papel muy importante. Yo romp√≠ con todo, me distanci√© de mi familia, abandon√© los estudios a cuarto de Econ√≥micas y me march√© a la India a ver qu√© pasaba‚ÄĚ.

 

Los recuerdos se idealizan con el paso del tiempo y¬†Jordi Estevaconfiesa que a √©l lo que, justamente, le interesa es c√≥mo la memoria deforma la realidad sin traicionarla. Un ejercicio de escritura cubista con que ha modelado¬†El impulso n√≥mada. "A menudo, de un mismo suceso, las personas que lo vivieron acaban guardando recuerdos diferentes. Me gusta utilizar los recuerdos y la memoria como material literario sobre el cual construir otra realidad". Otra realidad que no es mentira, simplemente es diferente. Y aunque ha sido una experiencia placentera, el redactado de sus memorias, tambi√©n ha sido una experiencia dolorosa en algunos momentos. "He tenido que recuperar y revivir vivencias que en su momento fueron muy traum√°ticas‚ÄĚ

 

Dice el t√≥pico que viajando uno se descubre a s√≠ mismo.¬†Jordi Esteva¬†se suma a esta corriente te√≥rica reafirmando¬†que a √©l es el viaje que le interesa: el viaje inici√°tico, que es aquel que te cambia. El viaje del cual vuelves diferente de c√≥mo te marchaste. "Recuerdo un viaje a Socotra, iba ascendiendo una monta√Īa y, en el otro extremo, iba descendiendo en mi interior‚ÄĚ.

 

No s√© si la vida tiene alg√ļn sentido. Tenemos que vivir el momento, sin caer en la libidinosidad m√°s vac√≠a y sin ser extremadamente trascendentales. Llegado a los 70 a√Īos, el relato de mi recorrido vital quiz√°s puede servir a la gente joven que, aunque en una sociedad muy diferente, pueden sentirse atrapados cm me sent√≠a yo. Tan de bono alguien me hubiera dicho cuando¬†yo era joven que ser gay era un hecho absolutamente normal y del cual nos ten√≠amos que sentir orgullosos.

Aceptar su sexualidad fue un proceso que fue creciendo en paralelo a sus primeros viajes. Unos primeros viajes, descubre Esteva, que hizo con cinco amigos, uno de ellos tambi√©n homosexual. "Pero viv√≠amos tan reprimidos que ni nosotros nos lo hab√≠amos explicado. Nosotros mismos √©ramos nuestros censores. √Čramos nuestros principales enemigos. Todo cambi√≥ cuando llegu√© a Egipto, una sociedad en que todo es posible, pero en secreto. Una relaci√≥n entre dos hombres que dure en el tiempo es impensable, tienen que ser relaciones espor√°dicas, que adem√°s son muy frecuentes".

La fascinaci√≥n de¬†Jordi Esteva¬†por el mundo √°rabe nace en el momento en qu√© de ni√Īo empieza a sentir esta pulsi√≥n por huir y buscar lugares¬†diferentes. El mundo √°rabe estaba lejos, pero a la vez, muy pr√≥ximo. Pasaba los veranos con su familia en el Empord√† y recorriendo¬†aquel mar hacia el sur llegaba a Argelia. "De la misma manera que me fascinaba la herencia en nuestro pa√≠s de la cultura de al-√Āndalus. Aquellas palmeras, aquellos camellos... Todo aquello me resultaba ex√≥tico y misterioso. Y me dec√≠a que un d√≠a creer√≠a el mar y llegar√≠a a El Cairo, la ciudad que m√°s me fascinaba". Lo hizo.

Mut, este fue el principio del final de su sue√Īo. All√≠¬†Jordi Esteva¬†era feliz. Trabajaba haciendo fotos, por fin se hab√≠a hecho realidad el mundo que siempre hab√≠a so√Īado. Pero una madrugada entraron unos sicarios de la polic√≠a egipcia y lo 'detuvieron'. Lo trasladaron a El Cairo. Estaba aterrado porque no sab√≠a por qu√© lo hab√≠an detenido ni de qu√© se le acusaba. "Ten√≠a miedo de acabar, como muchos otros, en el Nilo. Pero me llevaron¬†al Ministerio del Interior, donde tengo que decir que no me tocaron. Me acusaban de espionaje y me encarcelaron". No haremos spoilers, en las p√°ginas de¬†El impuslo n√≥mada¬†descubrir√©is c√≥mo acab√≥ la historia.

D√©cadas despu√©s, acariciando la √ļltima etapa de su viaje vital,¬†Jordi Esteva¬†ya no siente aquella desaz√≥n que lo devoraba cuando no estaba recorriendo mundo. Quiz√°s es que ya ha encontrado su casa. "¬ŅMi casa? Barcelona seguro que no es. Mi casa est√° donde tengo mi pareja, mis libros y mis animales: mi perra y mis gatos. Ahora hace a√Īos que vivimos en un pueblecito del Empord√†. Pero no tengo el sentimiento de pertenecer a un lugar. Como dec√≠a Goytisolo: las personas no somos √°rboles, no tenemos ra√≠ces, podemos caminar".

 

 

Seguir leyendo ‚Üí


ARCADIA AR√ĀBIGA

Arcadia Ar√°biga. (Fotograf√≠as de Socotra y Oasis de Egipto). Exposici√≥n comisionada por Jes√ļs Ca√Īete.

Photo Espa√Īa. Inauguraci√≥n el 23 de septiembre de 2020, a las 19:00h. Casa √Ārabe, Madrid

 

Seguir leyendo ‚Üí



KOMIAN

El escritor Jordi Esteva regresa a Costa de Marfil para averiguar sobre el espíritu de la pantera que se manifestó durante el rodaje de su anterior documental "Retorno al país de las almas" sobre las creencias ancestrales y los fenómenos de trance y posesión.

En la pel√≠cula, rodada en blanco y negro, con el ritmo de una "road movie", el escritor asistir√° de nuevo a una ceremonia de trance en la que un komi√°n ser√° pose√≠do por el esp√≠ritu de la pantera y emprender√° la b√ļsqueda de la otra komi√°n, en toda la Costa de Marfil, pose√≠da por el mismo esp√≠ritu poderoso. El periplo le llevar√° a la vecina Ghana en busca de los √ļnicos percusionistas que pueden invocar al esp√≠ritu de la pantera con sus ritmos.

Seguir leyendo ‚Üí


SOCOTRA, LA ISLA DE LOS GENIOS

La isla de Socotra se encuentra en el oc√©ano √ćndico en una regi√≥n de gran inestabilidad pol√≠tica entre Yemen y Somalia. Era conocida en la Antig√ľedad por ser la morada del ave F√©nix y del ave Roc. Los √°rboles del incienso y de la mirra crecen en sus monta√Īas as√≠ como los dragos cuya savia roja era apreciada por los gladiadores romanos por su poder cauterizador.

A principios de siglo, los primeros vuelos comerciales pusieron fin al aislamiento secular, pero la isla sigue siendo un oasis de paz en una región atormentada. En el interior de la isla encontramos la Socotra remota y secreta.

Un grupo de camelleros se dirige al interior de la isla cons sus animales antes de la estación de las lluvias.

https://www.filmin.es/pelicula/socotra-la-isla-de-los-genios

Seguir leyendo ‚Üí